top of page

Puntos claves para optimizar tu PC

Con el tiempo, es posible que el ordenador pueda acabar funcionando cada vez más lento. A veces el problema es simplemente que hay algún malware instalado o demasiadas aplicaciones que se ejecutan al inicio y tienes que quitar, pero otras veces son ordenadores ya viejos en los que cualquier ahorro de recursos puede marcar la diferencia


1. Desinstala aplicaciones que no utilices

El primer paso es el más simple y sencillo de todos, y es el de desinstalar todas las aplicaciones que no sean necesarias. Durante los años podemos haber tendido a acumular algunas que ya no usamos, las cuales pueden estar realizando procesos en segundo plano que ralenticen el PC.


2. Mantén limpio el escritorio del ordenador

Es recomendable que mantengas todo lo limpio que puedas el escritorio del equipo. Si hay cosas que necesitas tener accesibles realmente, puedes probar con simplemente crear una carpeta en el escritorio y meterlas todas allí.


3. Desfragmentación del disco duro


La desfragmentación del disco duro es una de las mejores opciones para mejorar la velocidad de lectura de nuestro ordenador.Básicamente es ordenar los archivos almacenados en el disco duro.


Por defecto, los archivos se guardan por diferentes sectores del disco duro. Con la desfragmentación se consigue leer un archivo entero sin cambiar de sector. Y con esto lo que conseguimos es que la lectura sea muchísimo más rápida.


Incluso podríamos barajar la posibilidad de equipar nuestro ordenador con un disco SSD. Debido a la gran velocidad que ofrece. Haciendo optimizar PC, y que nuestro equipo mejore considerablemente la velocidad.


4. Desactiva el inicio automático de programas


Una de las razones por las cuales un ordenador tarda mucho en iniciarse, aunque lo hayas tratado bien todo este tiempo, es por culpa de todos los programas y herramientas que has instalado y que en ocasiones se abren automáticamente al encender el PC.


Lo más probable es que no necesites que estas aplicaciones se ejecuten al iniciar sesión, así que te interesará conocer el método que te permitirá gestionar cuáles programas lo hacen y cuáles no.


5. Reinstala windows

Una técnica para acelerar la velocidad de tu Windows es simplemente reinstalándolo. Eso eliminará todo aquel software que no necesitas y que lo único que hace es ralentizar tu ordenador. También borrará todo malware y los archivos no deseados.


Necesitarás tener un disco de instalación de Windows si quieres reinstalar versiones más antiguas del sistema, pero si dispones de Windows 8 o Windows 10 podrás echar mano de su opción ‘Actualizar’, que te lo pondrá muy fácil.


6. Actualiza los controladores


Cuando los controladores, los programas e incluso el propio Windows no están actualizados, ello puede provocar que el ordenador vaya lento. En este sentido, controladores que tengan algún tipo de error pueden hacer que tu PC se apague solo.


Es más, los controladores de las tarjetas de vídeo suelen actualizarse para solucionar problemas en el rendimiento y bugs, de modo que parece una buena idea comprobar a menudo que estén actualizados a la última versión.


Reparalap/Selene


14 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page