top of page

Cómo detectar un SSD falso y evitar la pérdida de datos, Discos baratos?

Los SSDs se han convertido en la solución de almacenamiento estándar para la mayoría de las computadoras modernas. Desde dispositivos Windows de gama baja hasta MacBooks, encontrarás un SSD en casi todos los rangos de precios. Sin embargo, con tantos SSDs diferentes inundando el mercado, también existe un problema creciente de que haya SSDs falsos a la venta.


Si bien parecen sorprendentemente genuinos, los SSDs falsos pueden traer una serie de problemas a tu dispositivo. Capacidades falsas, velocidades de transferencia de datos lentas y fallos aleatorios son cosas a las que puedes enfrentarte si terminas con una unidad falsa.




¿Qué son los SSD falsos?

Los SSD falsos son precisamente lo que sugiere su nombre. Estas unidades de baja velocidad, a menudo con almacenamiento eMMC en su interior, se empaquetan en contenedores SSD y se hacen pasar por SSDs en toda regla. A veces, un SSD falso puede ser unas cuantas tarjetas TF o microSD conectadas a una placa controladora que aparece como un SSD cuando se conecta a una computadora.


Si bien el almacenamiento eMMC no es necesariamente malo, en comparación con los SSDs, está muy por detrás en velocidad de transferencia de datos, confiabilidad y capacidad de almacenamiento. Lo mismo ocurre con los SSDs falsos con tarjetas TF en su interior.


Estas unidades pueden programarse para mostrar capacidades falsas y, en algunos casos, incluso actuar en consecuencia. Esto significa que, si un SSD falso tiene una capacidad de 32 GB y ha sido reprogramado para mostrar una capacidad de 1 TB, comenzará a sobrescribir los datos antiguos tan pronto como su capacidad real comience a llenarse.


Esto significa que los SSDs falsos son una pesadilla para la seguridad de los datos y, en la mayoría de los casos, provocarán una pérdida irrecuperable de datos. También son malos en términos de rendimiento, ya que a menudo muestran velocidades de transferencia de datos iguales o incluso inferiores a las de los discos duros. Por último, pero no menos importante, también son un desastre de confiabilidad y pueden fallar sin advertencias ni señales.

Detectar SSDs falsos en el entorno

Usar un SSD falso en tu computadora puede causar muchos problemas. Afortunadamente, diferenciar un SSD falso de uno real no es tan difícil.

1. Leer la letra pequeña

Uno de los primeros pasos para determinar si un SSD es falso o no es inspeccionar cuidadosamente el embalaje y las especificaciones. La mayoría de las veces, los SSDs falsos vienen con un empaque deficiente que se siente extremadamente barato al tacto, está plagado de errores ortográficos o tiene especificaciones ridículas.

Por ejemplo, si ves un SSD de una empresa anónima que afirma tener 512 GB de almacenamiento con velocidades de transferencia de datos de hasta 15 GBps y se vende por 10 dólares, es muy probable que sea falso.


Muchos SSDs falsos también se venden con marcas de renombre como Kingston, Crucial, Samsung, Micron y Western Digital, por nombrar algunas. Incluso el embalaje puede parecer perfecto en tales casos, y las especificaciones mencionadas pueden ser completamente erróneas. Sin embargo, aún se pueden distinguir estas falsificaciones de los SSDs reales principalmente por el precio al que se venden.

Encontrar una buena oferta en un disco costoso como el 970 Evo Plus de Samsung es una cosa, pero si se vende por el mismo precio que tu tarjeta SD estándar de 64 GB, entonces seguramente algo anda mal.

Finalmente, los SSDs de marca también vienen con números de serie que puedes consultar en el sitio web del fabricante. Si tu SSD no tiene un número de serie o tiene uno que no se compara con la base de datos del fabricante, es casi seguro que se trata de un SSD falso.

El punto es asegurarse de revisar las especificaciones de la unidad, inspeccionar el embalaje en persona si puedes y asegurarte de que nada parezca fuera de lo normal o demasiado bueno para ser verdad.

2. Inspeccionar el hardware

El segundo paso es inspeccionar la unidad físicamente. Una carcasa que parece barata o que la unidad es demasiado liviana son señales de que tienes un SSD falso en tus manos. Los SSDs falsos también suelen ser un poco blandos, mientras que los productos genuinos suelen parecer resistentes. Un poco de retroalimentación táctil al inspeccionar físicamente el disco puede darte una idea bastante clara sobre su autenticidad.

También es una buena idea comprobar el sello de distribución de tu disco, ya que estos sellos demostrarán la autenticidad de un disco con bastante facilidad. Sin embargo, si los sellos de distribución faltan en la parte posterior de la unidad o están borrosos y tienen algún tipo de error, es muy probable que la unidad sea falsa.

Otros dos signos reveladores a los que hay que prestar atención son el acabado brillante del disco y la existencia de celdas NAND. La mayoría de las unidades de marca vienen con un acabado brillante en la parte superior. Si bien esto no afecta el rendimiento de la unidad, una unidad con un acabado mate puede indicar medidas de ahorro y una falsificación.

Además, la mayoría de los SSDs M.2 tienen celdas NAND. Si bien la cantidad exacta de celdas NAND no importa cuando se trata de autenticidad, su existencia puede ayudar a determinar que tu unidad es una SSD y no solo una tarjeta TF o una carcasa eMMC.

3. Ejecutar análisis de software

El análisis del software y el uso de la unidad son, con diferencia, las formas más precisas de juzgar si un SSD es real o no. Para esto tampoco necesitas programas costosos ni comandos de terminal complicados: solo unos pocos archivos grandes y algo de sentido común.

Primero, copia algunos archivos grandes al disco y verifica las velocidades de transferencia de datos. Puedes comparar las velocidades que obtienes con otras unidades en el mismo rango de precios para ver si obtienes buenas velocidades de transferencia de datos. Siempre que no te quedes atrás, estás listo para comenzar.

También puedes intentar ejecutar algunos programas o juegos desde el SSD que estás probando. Si el disco es falso, el rendimiento reducido y el aumento de los tiempos de carga en los juegos lo delatarán casi instantáneamente.

Cargar varios juegos importantes en el disco también te ayudará a comprobar si realmente tiene la capacidad que muestra. Como mencioné anteriormente, las unidades más pequeñas que están programadas para mostrar mayores capacidades cuando se conectan a una computadora reemplazan los datos antiguos a medida que se acercan a sus límites de almacenamiento.

Entonces, si estás copiando un juego de 120 GB en un SSD falso de 32 GB programado para mostrar 1 TB como capacidad, tendrás problemas más adelante al ejecutar el juego, ya que todos los archivos necesarios no estarán en el disco. Sin embargo, recuerda que sólo porque todos los archivos se transfirieron exitosamente o si no pudiste verificar la capacidad de almacenamiento del SSD, eso no lo convierte automáticamente en un SSD real.

Detectando SSD falsos para evitar la pérdida de datos

Los SSDs falsos son cada vez más comunes y pueden causar problemas graves, incluida la pérdida irrecuperable de datos, además de tener a menudo un rendimiento deficiente y capacidades de almacenamiento falsas. También son muy poco confiables y pueden representar un riesgo para la seguridad de los datos de tu sistema.

Afortunadamente, con una inspección física rápida o ejecutando algunas transferencias en tus sistemas, puedes distinguir rápidamente un SSD falso de uno real. Finalmente, si no tienes acceso a la unidad que estás revisando o estás comprando una en línea, recuerda que, si un SSD tiene un precio demasiado bueno para ser verdad, probablemente sea falso.



 

Guty Viruete Whatsappeame

22 visualizaciones0 comentarios
bottom of page