top of page

7 consejos para que tu PC vaya mas rapido optimizando windows 11.


Te traemos una serie de 8 consejos para optimizar el rendimiento de tu PC con Windows 11. Con ellos, podrás hacer que tu PC vaya un poco más rápido, que los juegos te funcionen un poco mejor, y que todo en general tenga un mejor funcionamiento.


Estos métodos no van a hacer milagros, pero en algunos casos sí que puedes notar algunos cambios. Todo dependerá de cada ordenador y cada circunstancia, aunque merece la pena probarlos. El usarlos todos o solo algunos de ellos ya dependerá de ti y de tus propias necesidades.


Y como decimos siempre, si crees que nos hemos dejado algún consejo importante para optimizar Windows, entonces te invitamos a que lo compartas con todos en la sección de comentarios. Así, todos los lectores podrán beneficiarse de los conocimientos de nuestros navegadores.


Plan de energía para más rendimiento.

Si tienes un portátil con Windows, este tendrá unas opciones para elegir el plan de energía. Y por defecto, seguramente tengas configurado uno equilibrado, lo que quiere decir que no te ofrece el mejor rendimiento, pero ofrece el mejor balance entre rendimiento y consumo de batería.


Esto lo puedes cambiar para que mejore el rendimiento al máximo, aunque hará que la batería se gaste antes. Lo puedes hacer buscando el Panel de control en el buscador del menú de inicio. Dentro, pulsa en Hardware y Software, y ve a las Opciones de energía. Aquí, elige la opción de Máximo rendimiento. Recuerda que con esto ganas músculo pero pierdes autonomía.


Pequeña mejora oculta de rendimiento

Windows 11 también oculta una configuración con la que también puedes intentar mejorar un poco más el rendimiento de tu cámara, y que sobre todo notarás en tus juegos. Para activarla entra en la configuración de tu ordenador, ve a Sistema y pulsa en Información. Dentro, pulsa en Configuración avanzada del sistema dentro de Vínculos relacionados.


Esto abrirá una ventana de Propiedades del sistema, y en la pestaña de Opciones avanzadas, pulsa en el botón Configuración del apartado Rendimiento. En las opciones de rendimiento que se abrirán en otra pantalla, en la pestaña de Efectos visuales elige la opción de Ajustar para obtener el mejor rendimiento.


Esto hará que Windows se vea un poco peor, ya que eliminarás muchas animaciones y efectos que lo hacen más visual. Sin embargo, esto también mejorará el rendimiento general de tu ordenador, pudiendo arañar algunos frames por segundo si vas a jugar.


Mejora el rendimiento de determinadas apps

Tanto desde dentro de las opciones de Modo de juego como desde la opción Gráficos del apartado Pantalla dentro de Sistema en la configuración de Windows, llegarás a una pantalla con una lista de aplicaciones. En ella, puedes cambiar la preferencia de gráficos de cada aplicación o juego por separado.


Por defecto, Windows puede tenerlas configuradas para decidir desde el sistema operativo o en modo de ahorro de energía. Sin embargo, aquí podrás activar la opción de Alto rendimiento que optimiza el funcionamiento de esta aplicación o juego. El cuánto se note dependerá de cada gráfica, aunque ya te aviso que la batería en el caso de ser un portátil se va a resentir en duración.


Activa el modo juego

Si lo que quieres es optimizar el rendimiento mientras juegas, entonces es aconsejable activar el modo juego de Windows 11. Lo que hace esto es detener Windows Update para que no realice instalaciones en el disco duro ni envíe notificaciones de reinicio, limitar la actividad en segundo plano del PC y mejorar la velocidad de fotogramas


Para activarlo entra en el apartado Juegos de la configuración de Windows, y allí pulsa en la opción de Modo de juego para poder activarla. Estas opciones solo entrarán en funcionamiento cuando lances un juego en el ordenador.


Elimina aplicaciones que se ejecutan al inicio

Si hay demasiadas aplicaciones que se inician automáticamente al encender el ordenador, estas harán que todo el proceso de inicio se ralentiza. Para configurar qué aplicaciones se ejecutan al inicio, pulsa Control + Alt + Suprimir y elige la opción Administrador de tareas. En la ventana que se abre, pulsa en Aplicaciones en arranque en la columna de la izquierda.

Esto te llevar á a la lista de programas que se arrancan al iniciar Windows. Aquí, en la columna de Impacto de inicio sabrás cuánto puede ralentizar el proceso de iniciar Windows el inicio de este programa, y en Estado verás si el inicio automático está activado o no.

Ahora, lo que tienes que hacer es deshabilitar sobre todo las aplicaciones que más impacto tienen en el inicio del ordenador, así como las que menos falta te haga que estén siempre activas. Con esto acelerarás el inicio de Windows en particular, pero también todo el sistema operativo en general. Para deshabilitar la que quieras, selecciona una y pulsa en Deshabilitar en la barra superior.


Mantén tu ordenador actualizado

Puede parecer un poco obvio, pero no somos pocos los que a veces nos desentendemos de las actualizaciones porque no tenemos tiempo, o no actualizamos todas las aplicaciones. Por eso, para mejorar el rendimiento es importante mantener todo en tu PC actualizado, desde el sistema operativo hasta las aplicaciones.



Restablece el PC para empezar de nuevo


Si con estos trucos no es suficiente, tu último recurso es restablecer tu ordenador para devolverlo a los valores de fábrica. Si decides restablecer Windows 11, estarás borrando todos los archivos y eliminando todas tus configuraciones, será como si hubieras formateado y reinstalado Windows.



 

Vladimir Ochoa

51 visualizaciones0 comentarios
bottom of page